La mala práxis periodística y el cambio.

Hay veces que uno navegando por internet se encuentra con todo tipo de noticias. En España , para bien o para mal, estamos acostumbrados a leer por parte de nuestros medios periodísticos todo tipo de historias a menudo rocambolescas que tratan desde comportamientos incívicos y temerarios al volante hasta los escándalos de corrupción más alarmantes y esperpénticos .

El caso es que a la sociedad Española se nos han hablado tanto de este tipo de casos, que aparentemente son tan comunes, que ya los tomamos como normales. “Es que España es así”, “El país va muy mal”…. Y es que es normal que lo pensemos, con los medios periodísticos de que dispone el país, ¿como cojones vamos a pensar bien de nada?

Hoy me he topado con una noticia acerca de una ayuda social para jóvenes que ha anunciado el gobierno para estudiantes en contratos de formación. Que digo yo si en vez de destinar esta ayuda de los fondos del estado, forzasen a las empresas a pagar a sus empleados en prácticas (que es como debería ser) este tipo de medidas no serían necesarias. Pero bueno, cualquier cosa o idea con tal de no hacer las cosas como dios manda.

El tema es que he leído la noticia  en diversos medios de comunicación y cuando he abierto el 20 minutos he pensado “vale, hasta aqui”. Y lo he pensado así porque había visto la misma noticia en el mismo medio apenas cinco minutos antes redactada de una manera que no era tan ofensiva (pero que deduzco vendería muchísimos menos periódicos).

Este post va dirigido al redactor de turno que pensó que sería una buena idea desprestigiar a toda una generación que ha tenido las cosas más difíciles que nunca para encontrar trabajo y vivir su vida emancipándose al margen de sus padres. Este post va dirigido a los papás y las mamás de esa generación perdida, esos ninis de los que hablan, que se tiran el dia entero delante del ordenador sin hacer nada.

Cuando hablaba con mis padres o sus amigos, siempre me quedó una cosa clara. Lo relativamente sencillo en comparación a nosotros que lo tuvieron ellos para acceder a sus puestos de trabajo.  Es algo de lo que disfrutaron los baby boomers.  En aquel entonces, corrían otros tiempos. A ellos les enseñaron que era importante: estudia, cásate , ten una familia y la vida te irá sobre ruedas. La visión de una buena vida de futuro en aquel entonces era esa. Y bueno , yo no estaba vivo ni con uso de razón en aquel entonces, pero me puedo creer que las cosas no estuviesen tan complicadas como ahora. Y esto no es solo una teoría, me remito a los datos.

Quiero hacer un pequeño hincapié en como empezaron a cambiar las cosas en España a partir del 2007. Me jode, me enerva, me enfada rabiosamente que alguien se atreva a definir la generación millenial (aquellos nacidos entre 1980 y 1995 , más o menos) como los “ninis”. La generación que ni estudia ni trabaja. PUES NOS HA JODIDO.

Voy a intentar tocar la política lo menos posible, y no quiero ni comentar la panda de ineptos corruptos e incompetentes que viene gobernando España desde que empezó nuestra tan querida democracia moderna ( que son a la hora de la verdad, la panda de inútiles que nos ha guiado hacia este enmierde, que ha recibido el voto de los mismos de siempre, y que lo único que intentan hacer es salvar su culo mientras siguen saqueando lo más posible de las arcas del contribuyente).

El otro día, durante la moción de censura, Mariano Rajoy vino a decir algo así como que “la constitución la votamos entre todos los Españoles”. Aquello fué en 1978 . Es decir que votó la gente que nació a partir de 1960. Esas personas hoy en día tienen al menos 58 años.

Si nos fijamos en estos datos demográficos de España de 2014, nos fijamos que eso hoy en día empieza a ser algo menos del 50% del electorado actual.

Osea, que esa constitución se votó por menos del 50% de los Españoles de hoy. Pero el gobierno se mantiene rígido e inmóvil a alterar nada de ello, salvo aquella vez que – llevaban ya tanto tiempo haciéndolo mal – Bruselas les obligó a cambiarla (nunca para el beneficio de los jóvenes).

Ahora me dirijo a vosotros, los “papis”, los “baby boomers”, los que lo tuvisteis todo. Os acostumbrasteis a hacer lo que os mandaban. Estudia, trabaja, te comprarás una casa, tendrás una esposa que te dará muchos hijos, y tus hijos serán bien educados y tendrán lo mismo. Vuestra forma cerrada de obediencia absoluta y creencia en los ideales impuestos vino marcada por lo cerrada que estaba la sociedad en aquel entonces, que lleva mucho tiempo ya abriéndose camino, pero que hasta que no han llegado internet y las redes sociales aquí no se ha llegado a palpar de verdad. Vuestra forma de hacer las cosas (empezando por votar a los partidos políticos como si fuesen equipos de futbol, sin revisar si quiera correctamente a quien se vota) es la que nos ha llevado a la situación en la que nos encontramos.

Cuantas veces se me ha dicho “Nuestra generación luchó por las libertades y los derechos de los que gozas ahora”. ¿En serio? Luchasteis por unas libertades y por un derecho a voto… ¿y total para que? ¿Para votar siempre a lo mismo, independientemente de lo que haga? ¿ Es por eso por lo que luchasteis ? ¿Tanto esfuerzo para conseguir el voto y luego ni os molestáis en informaros de lo que estáis haciendo? Es lo que os hace votar fervientemente a personas como este impresentable y que las cosas sigan igual, como si nada.

Yo entiendo que el miedo al cambio es algo que viene ligado al ser humano desde tiempos inmemoriables.  Ya en la época de la Iglesia Católica se armó todo el tinglado que se armó por el miedo al cambio. A cualquier nueva idea que pudiese alterar el orden de las cosas tal cual estaba (para mejor o para peor) se le ponía freno (un cambio marcado siempre por el interés político de la época). Y en general, el ser humano ha sido siempre así. Solo hasta ahora, con la revolución tecnológica e internet empezamos a darnos realmente cuenta de lo importante que es el cambio. Y a mi parecer ese es el punto de inflexión en el que se encuentra el mundo ahora mismo. El mundo ha cambiado muchísimo mas rápidamente que lo que han tardado las generaciones anteriores – que no entienden ni comprenden ni quieren el cambio – en ir muriendo.

Yo os diré una cosa, “papis” , ni os imaginais la cantidad de gente que he conocido yo (y no son pocas) de mi generación que habla bien hasta 3 idiomas diferentes y están buscando trabajos de mierda mal pagados como camarero/a (que no digo que no sea un empleo digno, lo es, y mucho, pero suelen comerse unas condiciones laborales y salariales de mierda, y en el caso que nos ocupa, hasta camareros autónomos… venga por favor). Gente con estudios universitarios, muy apta, muy inteligente y muy capaz que no tiene donde caerse muerta a trabajar. Amigos mios con un master en administración de empresas teniendo que esperar hasta un año para conseguir trabajo. Los “emprendedores” (aahh sii, esos magníficos chavales que van a levantar el país con sus ideas) que han volcado meses (e incluso años) de su vida para tratar de lanzar al mercado sus proyectos y ver como sus ideas se esfuman por que sencillamente la cosa no está tan bien como para invertir en ello. Gente presentándose a 25 puestos de oposición compitiendo contra más de 2000 personas. He visto gente muy inteligente y con muchísimo talento caer arrastrada hacia un abismo de perdición interior por no encontrar absolutamente nada decente ni digno ni acorde a sus aspiraciones durante más de 3 años. ¿Alguna vez habéis estado más de 3 años buscando trabajo? Apuesto a que en vuestra vida os ha ocurrido una cosa así. Las cosas en aquel entonces no eran ni la mitad de complicadas que hoy en día.

Si, somos la generación mejor preparada y la que más difícil lo está teniendo para acceder al mercado laboral. Pero ni somos tontos, ni vagos, ni perezosos ni estamos perdidos. Sencillamente en este país que habéis creado (mal) para nosotros no se nos ha dado la oportunidad de brillar como  en el resto de democracias occidentales.

El cambio en la forma de hacer las cosas, por mucho que ciertas partes de la sociedad no quieran, es inevitable, solo hay que esperar a que las generaciones nuevas y futuras empiezen a gobernar y a tener el poder. Vivimos en un mundo mucho más conectado. Ya muchos de nosotros nos hemos dado cuenta de que hoy en día los países son barreras impuestas por nosotros.  En un mundo tan globalizado en el que internet crece a velocidades de vértigo, nuestra generación ha aprendido a sentir mucha más empatía por los demás. A preocuparse aunque solo sea simbólicamente poniendo una banderita francesa en la foto de perfil de facebook cuando ocurre un atentado terrorista.  A empezar a pensar en el cambio climático y en lo sucio que está el planeta (que es el único que tenemos de momento) . La revolución tecnológica conlleva una revolución social en el cambio de pensamiento. Ya la información no viene solo de un canal, y cualquier cosa puede volverse viral y ser retransmitida por millones de personas en todo el planeta. Vosotros, “papis”, no acabáis de comprender bien del todo la revolución tan enorme que esto significa (y muchos de nosotros tampoco lo hacemos, porque vivimos ya tan inmersos en esta realidad que no la vemos para nada extraordinaria).

Queridos “papis”, os salva que nunca lo habéis hecho con mala intención, y que nunca nadie os enseñó a hacerlo mejor. Estamos aquí y así por vuestra forma de ver el mundo y de ver la vida. Y esta situación es como es porque vosotros lo habéis elegido y querido así.  No me preocupo, cuando nos toque a nuestra generación tomar las riendas, las cosas cambiarán a mejor rápidamente, porque la realidad en la que vivimos es mucho más cercana a la realidad de verdad que la vuestra. El cambio es inevitable aunque no os guste, y eso implica que los maricones tendrán derecho a casarse, a adoptar y tener hijos y formar sus propias familias durante el resto de sus vidas. Implica que la iglesia católica, os guste o no, acabará teniendo que pagar impuestos por la parte patrimonial por la que no tributa ni un puto duro. Implica que los negros, los moros y los chinos van a poder tener mas facilidades para venir a nuestro país a conseguir trabajos más dignos. Que los transexuales podrán escoger ser del sexo que deseen y que la ley (y los que la representan) la respeten. Os guste o no, se acabarán derogando cosas como la ley mordaza y se le pondrá más orden a las empresas eléctricas y no se permitirán deshaucios como si nada. Ah, y para los más Españolitos, también Catalunya acabará teniendo su propio referendum de independencia y probablemente gane el si (no les culpo, con el gobierno central tal cual está…) . Las reglas del juego cambiarán, os guste o no.

Puedo sonar muy optimista, pero es lo que me ha hecho el conocer a tanta gente de tantos lugares cuyas mentes sanas , inteligentes y capaces han compartido conmigo momentos, emociones e ideas que igual entre vosotros no compartisteis de la misma manera ni con la misma frecuencia. Hasta entonces, mi querido redactor, el término “nini”,  te lo puedes meter por el culo o por donde te quepa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *